lunes, 9 de agosto de 2010

Olimpia Mancini contra la favorita



Era la primavera de 1662, el año en el que Luis XIV, entre los símbolos de su familia, eligió definitivamente el sol para representar a su persona. La corte celebraba el nacimiento de María Luisa, la primera hija de Monsieur y Minette. El feliz acontecimiento había tenido lugar el 27 de marzo, y tras él Madame pudo finalmente recuperar con rapidez su salud, tan quebrantada durante el embarazo.

Poco después del nacimiento de la niña, mientras Minette aún guardaba cama rodeada por todas las damas de la corte, Guiche fue introducido en la alcoba disfrazado de gitana. El conde dijo la buenaventura a cuantas mujeres se encontraban en aquella estancia, todo ello sin ser reconocido por ninguna de las personas con las que se encontraba diariamente. Pero resulta que cometió la imprudencia de contar su aventura a François-René Crespin du Bec, marqués de Vardes, otro de los hombres más atractivos de la corte y a la sazón amante de Olimpia Mancini, condesa de Soissons. Madame, irritada por ello, insistió en que Guiche rompiera toda relación con el marqués, pero él le respondió:

—No tengo inconveniente en batirme con él, si es vuestro deseo; pero no puedo retirarle la confianza a un amigo.

Guiche bullía con toda clase de impulsos caballerescos. Anhelaba vivir una gran pasión como aquellas de las novelas, pero, lamentablemente, lo habían casado siendo muy joven en contra de su voluntad con Marguerite-Louise-Suzanne de Béthune Sully, y su esposa no podía en modo alguno llenar sus anhelos. Marguerite, en cambio, hubiera dado la mitad de su vida a cambio del amor de su marido.

La condesa de Guiche

Mientras tanto la condesa de Soissons, es decir, Olimpia Mancini, no se resignaba a que Luis ya no se acordara de ella. Desde que el rey dedicaba toda su atención a La Vallière habían vuelto a comerla los celos. En definitiva, deseaba recuperar a Luis a toda costa

Inmersa en ese arrebato pasional, se decidía a elaborar un plan por el que Luisa de La Vallière tendría que ser expulsada de la corte, y de ese modo le quedaría a ella el camino despejado para su reconquista. Para ello estimó que bastaría con provocar un escándalo informando a la reina María Teresa de lo que estaba sucediendo a sus espaldas, de forma que se puso a urdir una estratagema en compañía de su amante el marqués de Vardes, y con la colaboración del conde de Guiche.

Lo que hicieron fue fabricar una carta en español dirigida a María Teresa, metida en un sobre con remite de Madrid que habían tomado de entre los papeles de la reina con ayuda de una sirvienta. Guiche, como hablaba español, fue persuadido por Vardes para que la redactara, aunque, naturalmente, no fue escrita de su puño y letra.

Ana de Austria y María Teresa

Con respecto a este asunto tenemos dos versiones que difieren en algunos puntos, pero después de estudiar ambas hemos elegido la siguiente:

La carta fue entregada a uno de los porteros del Louvre, con instrucciones de ser llevada de inmediato a la señora Molina, primera dama de la reina. Molina se sorprendió por el modo tan peculiar en que la carta era entregada. Observó, además, que no estaba doblada según el uso español, y que el sello presentaba una anomalía. Recelosa y sospechando un asunto sucio, decidió romper los cierres y leer la carta antes de entregársela a María Teresa. Unos minutos después, alarmada por el contenido, estaba junto a Ana de Austria, quien le aconsejó ir a enseñar ese papel al rey sin decir nada a la reina.

La dama se presentó ante Luis XIV. El rey montó en cólera leyendo la carta destinada a ser leída por su esposa y en la que se denunciaban sus amores con Luisa. Resuelto a desenmascarar cuanto antes a los culpables, tuvo la mala idea de ir a dirigirse precisamente a Vardes, al que juzgaba un hombre prudente del que podía fiarse. Le explicó el asunto y le pidió que encontrara a los autores de la carta. Vardes decide culpar de todo a la pobre duquesa de Navailles, dama de honor de la reina, por ser objeto de su aversión.



En la Corte del Rey Sol

35 comentarios:

  1. Madame adiviné entonces lo de la Mancini :D, como està el percal por la corte francesa madre mìa, ni un dìa de tranquilidad y sosiego...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Afortunadamente, monsieur.
    Nos gustan los tiempos revueltos. Pero eso sí, por intrigas, no por guerras.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. El espíritu del bello Guiche es del todo novelesco.

    Veo que no me voy a librar del "clan Mancini" xDDDD

    Saludos, madame

    ResponderEliminar
  4. Vaya una trama compleja... Menuda pájara debio de ser esta Olimpia Mancini y sobre todo(como casi siempre)las cosas recaen sobre alguien que no tiene nada que ver en el asunto. Menudo escándolo se habría armado si la carta llega a a manos de Mª Teresa. Tampoco eran muy espabilados los autores de la carta. Las cosas para ser creíbles hay que hacerlas mejor :)
    Un beso y feliz lunes madame

    ResponderEliminar
  5. Ay Madame, cada personaje que va apareciendo en la trama es más perverso y más "intrigante" que el anterior, vamos a acabar todos de los nervios!!! Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  6. Comienzo a entender el cambio en el título de su crónica, madame. Todos se están volviendo de lo más venenosos. ¡Y pensar que la manera más fácil de conseguir el favor de Su Majestad es precisamente la ausencia de fingimientos! Las que más marcaron al rey hicieron precisamente todo lo contrario a lo que Olimpia maquina.

    Nos mantendremos alejadas de la aversión de tan intrigante grupito. Eso sí, con la oreja bien cerca para no perder detalle ;D

    Un enorme beso!!

    ResponderEliminar
  7. Buenos días Madame, espero que se encuentre bien que he leído algún que otro comentario sobre su salud.
    No acabo de explicarme que es lo que tenía Luis para tener encaprichadas a tantas damas aunque varias de ellas tenían amante y marido lo que me lleva a pensar que eran juegos cortesanos habituales.
    Muy eficaz la Señora Molina aunque desleal para con su reina.
    En cuanto a Vardes que bajeza la de sacar provecho haciendo recaer las culpas sobre la Duquesa de Navailles.
    Es dificil no perderse con tanto enredo.
    Buen dia Madame.

    ResponderEliminar
  8. Imposible librarse del clan Mancini, monsieur: constituyen un pequeño ejercito, y algunos miembros, como Olimpia, se hacen notar bastante.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Así es, madame Katy, hicieron una chapuza, y la dama anduvo lista. Eso tambien demuestra las enormes precauciones que se tomaban para mantener a la reina en su inocencia.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Olimpia sí que está hecha una buena intrigante, madame. Y solo acaba de comenzar su carrera. Dará mucho que hablar en la corte.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Así es, madame. A Luis no le gustará saberlo. Olimpia no tenia la menor posibilidad ya, pero ahora mucho menos aún.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  12. Pues verá, en cuanto al marido, es que las casaban muchas veces a disgusto, con esposos que no podian amar, y era habitual que procurasen divertirse un poco en otra parte.
    Ahora bien, que el elegido fuera el rey no había sido precisamente lo habitual en el reinado de su padre ni en el de su abuelo (aunque su abuelo hubiera dado su brazo derecho y más con tal de que le hubiera ocurrido algo así). Algo veían a Luis que no encontraron en sus antepasados.

    Madame, muchas gracias por su amable interes. No estamos viviendo nuestras mejores horas, pero tengo esperanzas de tener pronto noticias alentadoras.

    Feliz comienzo de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Uffff, las intrigas de la corte. Y no vamos lejos que esa costumbre se mantenga vigente en estos dorados tiempos. Muy buen capitulo Madame.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  14. Hola Madame Minuet!! Adivinè madame, pensè que se trataba de ella y fue así. Estas intrigas son apasionantes, veremos como sigue.
    Feliz semana madame!!
    Biosussssssssss

    ResponderEliminar
  15. Madame:
    En la Corte nadie se salva.....
    Hasta inventarse carta para sacar a los contricantes del ring...

    Me entretiene mucho la Corte Madame ;D. Voy a por palomitas, que esto se pone bueno

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Siempre se tenderan trampas a los rivales. Avanza la tecnologia, pero no el ser humano, me temo.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  17. Pues entonces le gustará también el proximo capitulo, madame Gabriela, porque continuaremos con intrigas parecidas.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. Estupendo, monsieur, porque de eso se trata: de divertirnos todos juntos un rato con la parte mas ligera de la Historia.
    Haga acopio de palomitas, que se sucederán las intrigas.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  19. Me lo imaginaba madame, el apellido mancini, pero no a María, sino a una intrigante de cuidado como es Olimpia, por otro lado madame no comprendo ese deseo de tener a Louis entre sus garras si como usted nos expuso, mientras Louis estaba enfermo y la pobre Marie estaba al pie llorando la enfermedad del amado ella estaba de fiestas y ni siquiera como amigo estaba preocupado por él, espero que a ella madame y a sus compañeros de intriga les salga mal su plan y que Louise se vea como es, un ser dulce y tierno

    Le envió un saludo madame quedo a sus pies y espero pronto que los estudios le sean favorables

    ResponderEliminar
  20. A Olimpia no le gusta ser postergada. Quiere ser la primera siempre, y a cualquier precio, y en cuanto aparece competencia saca las uñas. Es su ego el que sufre, no su corazón, que es bastante petreo.

    Muchas gracias, monsieur. Aguardo nerviosa los resultados. Se me empiezan a hacer largos estos dias.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Bueno, pese a mi habitual despiste me alegro al comprobar que acerté con respecto a la Mancini... jejejeje era una candidata con todas las papeletas.

    Cada vez me parece más interesante el papel de Guiche, deseando transformar su vida en una novela romántica y ardiente... va por buen camino con sus disparatados ardices ( vestirse de gitana para ver a Minette jejeje)

    Era buena la idea de la carta a la reina, no contaban con la perspicacia y la observación de la dama Molina, que se fijó hasta en el pliegue del sobre y en el detalle del sello ¿ve Madame,? yo caería en el acto, incauta de mí.


    Muchos besos y esperando la continuación, ya me imagino a Luís frenético de ira.

    ResponderEliminar
  22. Madame:

    No me gusta Olimpia, espero que caiga en desgracia(me da que no), menudas intrigas!!, la pobre María Teresa a punto de enterarse de todo, siento pena por ella y Rambién por Luisa!!!


    Por cierto, aya ha nacido la hija de Madame, menudo destino le esperaría...era la nieta favorita de Ana de Austria ¿no?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Guiche es uno de esos personajes que animan la corte. Con caballeros como él no nos aburriremos nunca.
    Y, desde luego, hay que andar con pies de plomo, porque siempre hay alguien conspirando, en especial Olimpia, y no se sabe cuándo podemos ser el objeto de sus intrigas, madame.

    Buenas noches, madame Akasha

    Bisous

    ResponderEliminar
  24. Sí, pobrecilla María Luisa, menudo destino le espera a la infeliz. No cambiaría mi vida por la suya, madame.

    De momento Olimpia seguirá dándonos juego, ya que le gusta mucho conspirar.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  25. Como se nota que habia pocas distraciones en la corte, vaya intrigas
    saludos madame
    ruffi

    ResponderEliminar
  26. Quiere usted decir que ocurrian estas cosas porque no tenian television? Pues es posible. Claro, de algun modo tenian que ingeniarselas para pasar el rato, y no iban a ser todo bailes.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  27. Hola que tal, ¿cómo te estás?, felicidades por el excelente blog que administra.
    Quisiera poder contar con él en mis blogs, para que mis visitantes
    puedan conocerlo, ya que sería de mucho interés para ellos.
    Si está de acuerdo, por favor escríbame a manganimemaster@gmail.com

    ResponderEliminar
  28. CREO MADAME, QUE EL OCIO, EN LA CORTE, ES EL PADRE DE TODAS LAS INTRIGAS
    DEJO MI SALUDO QUERIDA MADAME

    ResponderEliminar
  29. Comparto la opinión de Lady Balehead, estas señoras hasta se mataban por Louis, y él se enamoraba fácilmente de las más inocentes...

    Pobre Guiche, haciendo de las mil maravillas por un romance totalmente falso, aquí cabe completamente la frase "Cazador, cazado" no? xD.

    Madame, apenas tenga noticias de vuestro estado me las comenta, vale?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Madame, acabo de ver su aviso.
    Espero que lo solucione pronto y pueda estar nuevamente de regreso con nosotros!

    La esperamos.

    Bisous

    ResponderEliminar
  31. Bueno, no siempre, no siempre. Luis metió la pata alguna vez. Y es que tanto iba el cantaro a la fuente que de vez en cuando se rompía.

    Monsieur, en un par de horas sabre algo mas. Ya le escribiré.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  32. Pareciera que, en la época, no se ocupaban de otros menesteres que no fuera urdir tramas para deshacerse de los enemigos, madame :)

    Buen día, madame.
    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Pues en eso me parece que hemos cambiado poco, madame. No hay mas que ver los telediarios, jiji.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias: http://ladespensadecarpanta.blogspot.com.es/2014/04/el-guisante-caviar-de-abril.html

    ResponderEliminar

Luck is an attitude.